¿SON FIABLES LAS VALORACIONES EN CIRUGÍA ESTÉTICA?

valoraciones en cirugia estética

¿SON FIABLES LAS VALORACIONES EN CIRUGÍA ESTÉTICA?

Vivimos en tiempos de conversaciones sociales. El marketing y sus herramientas han propiciado un consumo compartido en redes y valorado mediante diversas aplicaciones diseñadas para tal uso. Comemos y puntuamos al camarero. Compramos un vestido y le ponemos una, dos o tres estrellitas a la imagen de producto. La comida de las mascotas, el servicio de equipajes y, sí, también los servicios médicos sufren hoy en día el escrutinio de millones de miradas anónimas en la red.

Valoraciones de cirugía estética, ¿la salud sujeta a likes?

La Salud, en toda su dimensión, ha pasado a formar parte del sector servicios por obra y gracia de los likes y las caritas sonrientes. Me gusta este médico, no me gusta esta clínica o no recomiendo a este otro especialista. Decimos la Salud, pero en particular, nos estamos refiriendo a las cirugías o tratamientos electivos, no obligatorios, y en los que la decisión de acudir a este u otro especialista resulta vital en la tranquilidad y confianza del paciente.

Cuando alguien acude a un cirujano estético o a un dermatólogo estético casi siempre lo hace por recomendación de alguien que ha acudido a esa consulta, por cercanía geográfica o por el brand o la marca que cobija a su consulta. Hoy en día existen grandes firmas por todos conocidas a las que el paciente o usuario asocia con buenos resultados y este es un factor determinante a la hora de elegir.

Ocurre que a la hora de no elegir el futuro paciente se comporta ya como un consumidor y mira las valoraciones: si alguien ha puesto un comentario negativo o si tiene pocas estrellitas. Y lo cierto es que el sector médico ha entrado sin complejos en este proceso, que no le aporta valor, pero que le puede restar. Podría inclinarle hacia ese lado frívolo del que tanto se quiere huir.

Ponerse en manos de un médico, entrar en un quirófano y salir dispuest@ a asumir los resultados no es fácil. Es un camino absolutamente cargado de subjetividad, más allá de desastres a los que no están asociados los profesionales acreditados con larga trayectoria. Los factores que intervienen en todo el proceso son muchos y comienzan desde antes de acudir, si existen problemas emocionales o de salud asociados a la cirugía o tratamiento médico estético. Cada persona acude con una carga cuando se trata de su imagen.

Las valoraciones en las redes: visión de seguidores y haters

Después, es importante recordar la necesidad de simpatía que el doctor despierte en el paciente. Sí, si se leen las valoraciones en las redes muchos seguidores o haters hablan de la cortesía, amabilidad, comprensión y, en definitiva, del trato y la capacidad de empatizar del cirujano. Pero ese proceso ha de ser bidireccional.

Esta relación idílica es difícil. No se da siempre y de ella dependen esos numeritos y caritas que nos guían por la red. La trayectoria de un profesional puede verse empañada por la ligereza y la impunidad con la que se escribe en internet.

Ya se explica en algunos directorios que las opiniones están contrastadas, que se sabe quien ha opinado y que no lo hace con fines de competencia desleal escondida o simplemente porque no ha quedado content@ con un detalle insignificante.

Cuando se ha producido verdaderamente un mal resultado existen las vías legales, las asociaciones de pacientes y demás vías de reclamación. Lo demás es ruido.

About Author

admin

Related posts

Give a comment