PAULA VÁZQUEZ NOS ABRE SU NECESER DE BELLEZA: SUS PRODUCTOS FETICHE, TRUCOS Y TRATAMIENTOS EN EXCLUSIVA PARA TODOCIRUGÍAYESTÉTICA

entrevista paula vázquez

PAULA VÁZQUEZ NOS ABRE SU NECESER DE BELLEZA: SUS PRODUCTOS FETICHE, TRUCOS Y TRATAMIENTOS EN EXCLUSIVA PARA TODOCIRUGÍAYESTÉTICA

Tener a Paula Vázquez de presentadora en un programa de televisión es un lujo para cualquier director, o, por lo menos, para aquellos a quienes les gusten los profesionales  espontáneos, cercanos y que sean capaces de aprehender el contenido de un espacio y de transmitirlo al espectador de manera sencilla y entusiasta.

Todo sonrisa, su telegenia y su fuerza en la cámara la sitúan en el pódium de nuestros “animales televisivos”. Única y de personalidad desbordante, no descubrimos nada si a este elogio le añadimos su belleza, aunque ella dice que no hay feos y guapos, sino  gente que le dedica más o menos tiempo a su cuidado personal. El suyo, nos confiesa en primer lugar, está muy condicionado por el diagnóstico de Rosácea que recibió hace ya tres años.

A cada persona, explica, le afecta esta enfermedad de la piel de distinta manera. A mí me produce gran irritación y dolor en la cara,  se me abren las venitas y me afecta hasta en los ojos, que se me enrojecen. A veces, es tal el brote, que no enfoco bien al mirar.

Me sale cuando tomo el sol (desde que me diagnosticaron este problema me bronceo poco y con medidas de protección extras en la cara, que me protejo muy bien) y  si bebo vino, que me produce una reacción inmediata. También si estoy nerviosa o afectada puedo sufrir un brote agudo.

Mucha gente, cuando hablo de ello, me pregunta qué solución tiene y siempre les digo lo mismo: cada persona es un mundo y hay que acudir al dermatólogo para que les indique el tratamiento adecuado.

MAQUILLAJE Y ROSÁCEA, ASÍ LO COMPAGINA PAULA VÁZQUEZ

¿Cómo convive el maquillaje profesional con la rosácea?

Tanto a nivel personal como profesional, tengo mi gama de productos y mis trucos desde hace tiempo, con los que me siento bien y que forman parte de mi neceser. Para la hidratación básica utilizo Prodigy de Helena Rubinstein y para maquillarme, Color Clone de la misma marca. Eso sí, he bajado de tono. Antes usaba el 22 o 23 y ahora, que ya no  el sol directo en la cara, uso el 13, que me va genial

Mi aporte personal es mezclar ambos productos,  hidratante  y maquillaje, en un dos por uno, para conseguir esa sensación de piel jugosa, hidratada. Me lo aplico y me da muy buenos resultados.

Otro producto que recomiendo, porque deja la piel tirante, pero no seca, y muy brillante son las ampollas de proteoglicanos de Martiderm.

¿Nos recomiendas alguna otra firma para pieles delicadas?

Sí, a mí, hasta que ya elegí mi gama definitiva me ha ido muy bien con algunas de farmacia y parafarmacia como Syncroline Rosacure, La Roche Posay Rosaliac UV Riche y Euthermal Avena Antirojeces.

Hay que tener cuidado con la compra porque mucha gente piensa que los productos, por anunciarse como orgánicos, pueden producir menos irritación o alergia, y no es así. En mi caso, el níquel, presente en muchas cremas y purpurinas, me produce reacciones. Siempre se debe mirar la composición de los productos.

¿Algún otro truco personal que nos puedas contar?

Uno bastante sencillo y que me aporta frescura lo descubrí tratando de bajar la rosácea. Me apliqué una mascarilla de tela en la cara y sobre ella apliqué hielo y no sólo se me bajaron la inflamación y la rojez, sino que además, me quedó una piel tersa y suave.

Otro remedio casero a poner en práctica es dejar una o varias hojas de Aloe Vera sumergidas en agua durante un día para que se limpien. Cuando pasen veinticuatro horas se saca  la  gelatina transparente de dentro y se tritura. Después reparte en cubitos en una bandeja para el hielo y se mete al congelador. Ahí ya queda listo para aplicarlo cuando se necesite.

EL CURIOSO Y TERRORÍFICO RITUAL DE BELLEZA DE PAULA VÁZQUEZ

¿Cuánto tiempo le dedicas a tus rituales de belleza?

Pues no soy de las que en cinco minutos está lista, la vedad. Siempre me ha encantado sentarme frente al espejo con mis cremas y mis maquillajes. Mi madre era peluquera y desde pequeña jugaba con los tarros de las cremas, de champús ,de  perfumes.

Bueno, ahora la verdad es que he cambiado el espejo por el Facebook y por los videos de una youtuber, Bailey Sarian, que cuenta crímenes horrendos mientras se maquilla.

Me pongo despacito, con mis cosas y escucho las historias, que son tremendas. Están en inglés, con los cual practico también el idioma. Es muy divertido.

¿Sigues las tendencias cosméticas y estéticas en general?

Lo que hago es actualizar mis herramientas y tratamientos a mi edad y los adapto si estoy trabajando o  si es para salir simplemente a la calle. Me maquillo suave para mis cosas. En la tele siempre  se ha marcado mucho el maquillaje y es  cierto que, a determinadas edades, puede envejecer a una persona.

 

 

 

maquillador paula vazquez
En la imagen, Jaume Polo Maquillador y peluquero, y Silvia Vázquez peluquera

 

Apuesto porque el marcaje de rasgos y líneas de la cara sea más sutil y, en este sentido, he aprendido mucho de Bea Matallana  una de las grandes maquilladoras españolas. Te transforma, te trata los ojos y te los hace cincuenta veces más grandes, más bonitos. Para la mirada yo uso Prune de Sensilis, y consigo unos matices entre el marrón y el verde que me encantan.

BOTOX Y MESOTERAPIA EN CLÍNICA HENAO

Estas navidades te hemos visto mascarilla en rostro, preparándote para la presentación de la Gala Inocente Inocente en Clínica Henao ¿Qué más tratamientos médico estéticos te haces?

La rosácea me condiciona aquí también y no puedo hacerme nada abrasivo. Nada de peelings, pero sí uso el botox para las arrugas y la mesoterapia, vitaminas y ácido hialurónico, para el rejuvenecimiento facial.

Me gusta que los dos tratamientos ofrezcan un aspecto suave, poco marcado.

Por lo demás, Paula nos cuenta que su bienestar personal se basa en la actualidad en cosas sencillas como pasear y hacer la compra en  su barrio, en el País Vasco, donde pasa temporadas con su actual pareja.

 

paula vazquez clinica henao

 

En su lista de alimentos no encontraréis ni alcohol porque, al no tener vesícula, lo tiene contraindicado, ni bollería industrial ni procesados. Los cuidados mínimos, asegura, para mantenerse en forma, con ayuda de una generosa genética que le ha transmitido su padre: un hombre alto y delgado, de muy buen porte. ¡Ah! Y el pan, quitarse el pan, que le encanta, es otro pequeño sacrificio que hace a diario, pero que compensa con un vicio secreto: las pipas.

“Me hago analíticas de vez en cuando para cuidarme no sólo por fuera, sino también por dentro”, explica la gallega, que ha recibido críticas por su ocasional delgadez, relacionada puntualmente con excesos de trabajo y picos de estrés. De cualquier manera, cada día, explica, hace menos caso al ruido de los comentarios de las redes y hace suya nuestra afirmación de que a veces no importa si eres guapa o fea, de si estás gorda o delgada, el que tiene ánimo de criticar lo va a hacer.

¿Y crees que se sigue asociando la belleza a personas poco inteligentes?

Es curioso que esa apreciación siempre se ha hecho hacia las mujeres, nunca hacia los hombres. Es un tipo de machismo que se está quedando obsoleto con las nuevas generaciones. Un aspecto positivo de las redes sociales es una mayor capacidad de relación y de elección de los jóvenes, que pueden huir de los estereotipos impuestos, por un sistema claramente patriarcal. Seguimos recibiendo juicios morales qué a todos nos acomplejaban, ya fuésemos altos, gordos, bajas o flacas. Ahora hay una gran diversidad, una democratización de las tendencias y los gustos.

A mí me gustan gorditos, confiesa quien, con la misma naturalidad reconoce que el llevar mascarilla le está dando la oportunidad de sentirse más libre, al no se reconocida por la calle, de entrar y salir de esta o aquella tienda o de ir al mercado de su barrio. El deporte, de momento, un poco apartado. Su bienestar personal, ahora que el ritmo de trabajo depende de la pandemia, depende de la cercanía de los suyos. Y cuando las circunstancias no lo permitan por las restricciones del confinamiento, poder, simplemente, tener el tiempo para coger el teléfono y decirles que les quiere.

 

About Author

admin

Related posts

Give a comment