Mommy Makeover, conoce la cirugía estética más solicitada tras el embarazo y la lactancia

Mommy Makeover, conoce la cirugía estética más solicitada tras el embarazo y la lactancia

La maternidad cambia el cuerpo de la mujer y “el antes y el después” puede percibirse nada más dar a luz o tras unos meses, pasado el postparto y la lactancia. Dependiendo de la ganancia de peso, de las características físicas y genéticas de la mujer, de su estilo de vida, este cambio será más o menos significativo. También, muy importante, la edad en la que se tiene el bebé.

Cuando la madre apenas es veinteañera y percibe en su anatomía cambios como menor densidad de la mama o acumulación de grasa en el vientre, es muy normal que lo sienta y hasta que llegue a interiorizarlo como un síntoma del fin de su juventud. Por otro lado, si es una madre ya más entrada en años, que ha pasado la treintena o, incluso, que se acerca a la cuarentena, traer un bebé al mundo puede significar para ella cierto retroceso en el tiempo, más alegría, más frescura, lo que no significa que no exista una huella física cuando el proceso ha finalizado. En este caso, a mayor edad, más problema para revertir cambios de forma en ciertas zonas como el contorno abdominal o los muslos.

Hoy en día, la estética ofrece muchas soluciones, ya sean quirúrgicas o a en las clínicas, sin anestesia general ni convalecencia, para que tener un niño no implique tener un nuevo cuerpo, para siempre.

Mommy makeover, el cambio de imagen de mamá

Seguro que habéis escuchado o leído el término Mommy Makeover, que vendría a significar algo así como “el cambio de imagen de mamá”. Bajo esta denominación se engloban una serie de procedimientos realizados en el quirófano, es decir una cirugía estética combinada, que se centra básicamente en dos áreas: pecho y abdomen y que, según explica el cirujano plástico Jesús Centeno Silva, se complementa con un retoque del contorno corporal. Esto es, una remodelación de los flancos y la espalda, donde se aumenta de volumen.

Cambios de las mamas, una de las primeras razones del Mommy Makeover

Comenzando por la primera, el pecho, con el embarazo y la lactancia, las mamas pueden experimentar los siguientes cambios:

Aumento de tamaño

Si el aumento es significativo y la madre ya era tenía una talla de pecho que le producía problemas posturales o respiratorios o con la que, simplemente, no estaba a gusto, se practicaría una reducción del tamaño del pecho.

Aumento de tamaño y caída

Cuando ese aumento se acompaña de una caída o ptosis gravitacional, lo más indicado es realizar una reducción junto con un proceso de elevación de las mamas, lo que se conoce como mastopexia.

Pérdida de tamaño

A veces, al final de todo el proceso el pecho, puede haber disminuido, lo que se soluciona con una intervención de aumento, con la colocación de implantes de mama, es decir con una sencilla mamoplastia de aumento.

Pérdida de tamaño y caída, MOMMY MAKEOVER COMBINADO

Se procede entonces a aumentar el pecho y elevar, combinando la mastopexia con la colocación de prótesis.

El cirujano plástico determinará cuál es el procedimiento que más le conviene a cada mujer, explicándole el momento más apropiado para llevar a cabo la intervención, así como el tipo de prótesis.

En relación a esto… ¿es recomendable esperar a ser madre para operarse el pecho?

En este sentido, una de las cuestiones más demandadas, relacionada con la maternidad y la cirugía estética de mama, es si conviene esperar a haber sido madre y terminar de dar el pecho cuando existe un deseo de ponerse prótesis de aumento. Para Moisés Martín Anaya, hay que distinguir en dos grandes supuestos:

  1. Si la mujer tiene poco pecho antes de quedarse embarazada

El doctor recomienda la intervención previa porque, tal como explica en el video a continuación, la glándula mamaria de este tipo de pacientes es pequeña y entonces no habrá ningún problema por encontrarse el apoyo previo de las prótesis en cuanto al tamaño y la posición. Estas, recalca el cirujano, nunca van a caer, porque son un producto externo, no son naturales y, por lo tanto, no están sujetas a la gravedad natural.

  1. Si la mujer tenía ya una talla considerable de pecho antes de quedarse embarazada

Aquí el consejo es esperar, aunque el tamaño sea moderado porque sí es posible que el pecho se pueda descolgar y caer si se ha puesto prótesis previamente. Necesitará, por lo tanto, un refinamiento en un nuevo paso por el quirófano. Con lo cual, es mejor hacerlo todo al final de la maternidad.

mommy makeover en El abdomen, puesta a punto estética tras el parto y el puerperio

La ganancia de peso es fundamental en este caso, así como la tendencia de la mujer a acumular el peso de más en esta zona. Ya se sabe que algunas mujeres tienden a engordar en glúteos mientras que otras lo hacen en la zona del vientre y que aquí suele cumplirse aquello de fijarse en nuestras madres y abuelas para vislumbrar hacia que tipo de cuerpo podría tender el propio. El ovalado, como se denomina a aquel en el que la mujer acumula más grasa en vientre y baja espalda, es el que sale más perjudicado si hablamos de estética.

Pues bien, en la combinación estética para mejorar después de haber sido madre, se presentan varias opciones.

Liposucción abdominal

Es la intervención más tradicional que extrae la grasa excedente (y que no se logra eliminar con la combinación de ejercicio y dieta) mediante cánulas conectadas a un aspirador de vacío.

Liposucción adbominal y de flancos

mommy makeover

 

Mediante el mismo procedimiento se extrae también la grasa de eso que popularmente se denomina el flotador o las lorzas y que se encuentra en los costados aumentando el volumen del contorno.

Liposucción abdominal y de otras áreas

En algunas ocasiones se aprovecha el paso por el quirófano para tratar a la par la cara interna de los muslos o las rodillas. No supone una gran complicación añadida en cuanto a riesgos para la paciente.

Minilipo

Cuando el área a mejorar sea pequeña y no se precise una intervención en quirófano, la retirada de algún pequeño acúmulo graso localizado puede realizarse en clínica mediante anestesia local. No obstante, hay que precisar que no todos los cirujanos plásticos están a favor de realizar estas intervenciones lejos del quirófano.

Abdominoplastia, MOMMY MAKEOVER MÁS DELICADO

La abdominoplastia es una intervención más complicada porque no sólo retira grasa sino que, además, trabaja en las estructuras profundas para reparar la llamada diastasis abominal. Este término hace referencia a la separación de los músculos del abdomen mediante la llamada línea alba. Por decirlo de otra manera más sencilla, cuando a causa del embarazo la musculatura se ha dado de sí, hay que recolocar esos músculos y retirar el exceso de piel resultante de la operación.

Lipovaser

Supone un estadio avanzado de estas técnicas y consiste en no sólo eliminar grasa, sino remodelar, “esculpir la musculatura”, creando la sombra del músculo. En la mujer, explica Jesús Centeno, se practica la denominada soft definition, que es un marcaje suave, que insinúa, sin estridencias. El procedimiento se basa en el uso de ultrasonidos.

Remodelación corporal no quirúrgica, MOMMY MAKEOVER DE APARATOLOGÍA

Cuando la madre es joven y realmente la maternidad no ha supuesto un gran cambio en su físico, la propuesta, más preventiva y de mantenimiento que reparadora, consiste en una serie de procedimientos que se realizan en las clínicas de estética y que podrían englobarse bajo esta denominación.

La radiofrecuencia es uno de los más veteranos y no sólo trabaja sobre la grasa, sino que también aborda problemas como la retención de líquidos y la celulitis. Lo hace mediante aparatología estética que aplica calor sobre la piel. A veces, el propio cirujano estético lo pauta para retocar o refinar áreas tras el mommy makeover quirúrgico.

Las corrientes de calor se suelen aplicar en vientre, muslos, glúteos y en general zonas en las que se puede apreciar flacidez o caída, también debido a la edad y el paso del tiempo.

Mesoterapia

Inyecciones de distintos tipos de sustancias y medicamentos que se combinan según el problema a tratar: flacidez, celulitis, estrías. No es una técnica que ofrezca soluciones definitivas, pero mejora las áreas afectadas. Para lograr un efecto tensor, reafirmante y, en definitiva, rejuvenecedor, se emplean vitaminas, aminoácidos y otro tipo de medicamentos de tipo antiinflamatorio, homeopático, lipolíticas y otras.

Intralipoterapia, MOMMY MAKEOVER DE INFILTRACIONES

Infiltraciones para eliminar la grasa, que se suelen realizar en zonas como las rodillas, la cara interna de los muslos, los flancos y el abdomen. Ofrece buenos resultados para personas delgadas que no necesitan pasar por el quirófano. La cantidad de sesiones y su periodicidad han de ser pautadas por el cirujano y el médico estético. Es un tratamiento indoloro.

¿Cuánto habría que esperar para realizarse un Mommy Makeover?

Por último, hablando de generalidades sobre la mejora estética postparto, la recomendación es esperar seis meses para comenzar el mommy makeover, con el fin de que todo el proceso de cambio hormonal y de los tejidos relacionado con el parto, el puerperio y la lactancia haya finalizado. También es importante aquí la crianza, puesto que no sólo absorbe a la madre físicamente, sino emocional y muchas veces también psicológicamente, sobre todo con el primer bebé, y le impide dedicarse a su propio cuidado. En estos casos, sobre todo cuando se va a pasar por el quirófano para una operación combinada es importante la preparación, dedicarle tiempo a pensar qué se quiere y a dialogar con el cirujano. También hay que saber qué se necesita y qué se puede conseguir, sin expectativas falsas, ni poco realistas.

About Author

admin

Related posts