Dr César Casado: el DIEP, Deep Inferior Epigastric Perforator, es el gold standard de los procedimientos de reconstrucción mamaria

Dr César Casado: el DIEP, Deep Inferior Epigastric Perforator, es el gold standard de los procedimientos de reconstrucción mamaria

dr casado

FICHA TÉCNICA

Dr. César Casado Sánchez

Cirujano Plástico, Estético y Reparador.

www.cirugiaesteticamadrid.es

 

Responsable Servicio de Cirugía Plástica del Hospital Ruber Internacional, en Madrid

www.ruberinternacional.es

 

Por su formación, especialización y labor cotidiana, está habituado a realizar procedimientos quirúrgicos estéticos y reconstructivos de alta complejidad, procedimientos mínimamente invasivos y aplicación de técnicas de microcirugía.

 

 


El procedimiento quirúrgico del colgajo libre es ahora mismo el patrón de referencia de la reconstrucción mamaria en cuanto a resultados se refiere. 

 

Lo asegura con rotundidad uno de los grandes especialistas en la reconstrucción de la mama femenina tras el cáncer, el doctor César Casado, responsable del Servicio de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora del Hospital Ruber Internacional en Madrid.

Es desde este centro, referente de calidad en el sector privado sanitario, desde donde apuesta por las técnicas de microcirugía, que considera, más  efectivas en cuanto a la naturalidad de los resultados y la recuperación de la paciente.

En este mes de octubre de 2020, nueva cita rosa en el calendario de la salud, hemos querido hablar con él para que nos explique en qué consiste la cirugía de reconstrucción mamaria, comenzando por la Unidad de la Mama, el grupo de profesionales sanitarios que dentro de cada hospital se reúne para abordar y tratar cada caso de cáncer de mama de manera personalizada y especializada.

 

Unidad de la Mama, un recurso vital no siempre al alcance de la paciente

 

¿ La unidad de la mama es un recurso generalizado hoy en los hospitales públicos y privados?

Se podría decir que, en todos los hospitales terciarios, grandes hospitales de referencia, existen unidades de la mama. En estos comités multidisciplinares se reúnen diversos profesionales sanitarios -anatomopatólogos, radiólogos, ginecólogos, oncológos o cirujanos plásticos­, entre otros­­–, para plantear la toma de decisiones respecto a la enfermedad y el seguimiento de la paciente, incluyendo la reconstrucción mamaria. 

En cuanto si hay más o menos, el problema no es la cantidad en algunos casos, sino la calidad. En hospitales con menos capacidad se derivan pacientes a otros centros en los que existe una unidad de la mama o, al menos, el servicio de cirugía plástica para llevar a cabo la reconstrucción del pecho femenino.

 

¿En qué le influye a la paciente esta situación?

El problema surge cuando no toma esa decisión, sino que por motivos operativos y a veces políticos, la gerencia de tal o cual hospital decide que la reconstrucción se lleve a cabo por cirujanos no especializados, es decir, no cirujanos plásticos y, por lo tanto, no cualificados o que no presentan los perfiles adecuados.  Los resultados, en muchos casos, son  deficitarios y el paciente acaba solicitando una segunda intervención en una consulta privada de cirugía plástica o en un centro especializado para reconducir el proceso reconstructivo.

 

¿Cómo trabaja esta unidad? ¿A quién corresponde marcar  las pautas y plazos en el proceso de reconstrucción?

Cada especialista tiene su área de trabajo, aunque las decisiones se consensuan. Una unidad de la mama seria tiene que estar cohesionada y organizada.  Es al anatomopatólogo a quien corresponde el diagnóstico histológico de la lesión cancerígena y sus márgenes de resección, al oncólogo decidir el tratamiento quimioterápico que recibiría el paciente, y al cirujano plástico le corresponde plantear el abordaje de la reconstrucción mamaria. 

 

Prótesis de mama tras el cáncer vs técnica de reconstrucción del colgajo libre  

 

¿Qué técnicas se emplean para reconstruir el pecho mastectomizado?

Existen dos grandes grupos de técnicas. Las más conocidas y también más empleadas, son las que se basan en la colocación de prótesis, y luego están las que emplean tejido autólogo de la propia paciente.

La reconstrucción mediante prótesis se inicia generalmente con la colocación de un expansor, una prótesis desinflada, cuya misión es distender el espacio debajo del músculo donde se colocará el implante final. Después de llevar unos seis meses el expansor, se colocan las prótesis, y en un último estadio se procede a la reconstrucción de la areola y el pezón.

En el segundo grupo se encuentra la técnica que yo considero ofrece mejores resultados, la microcirugía con DIEP, acrónimo de Deep Inferior Epigastric Perforator. Se trata de reconstruir la mama empleando tejido graso y cutáneo abdominal, y uniendo los vasos sanguíneos de este tejido con los de la zona a reconstruir, sin dañar los músculos y los nervios del abdomen.

 

cirujanos operando

 

¿Por qué asegura que es una técnica que ofrece mejores resultados a medio y largo plazo?

Para mí, este procedimiento quirúrgico del colgajo libre es ahora mismo el patrón de referencia de la reconstrucción mamaria en cuanto a resultados se refiere. Es una técnica que posibilita en la paciente un beneficio superior respecto lo conseguido mediante implantes de mama, porque al realizarse con tejido propio, aporta mayor naturalidad, al contrario que la prótesis, más rígida y que, además, en este caso no está acompañada por la glándula mamaria como en un aumento mamario, sino sólo por piel y músculo.

El postoperatorio con prótesis es más molesto, por otro lado, puesto que se realiza cirugía más agresiva sobre la musculatura del tórax, mientras que la reconstrucción con colgajo, es más delicada, pero a los pocos días se estabilizan los vasos sanguíneos y se reduce significativamente el malestar.

En mi experiencia, son muy pocas las pacientes que se arrepienten de haber apostado por esta última técnica, aunque muchas las pacientes que optaron, sin embargo, por reconstruirse la mama con implantes.

 

Reconstrucción mamaria inmediata o en diferido, por qué, cómo y cuándo

 

¿De qué depende la decisión de reconstruir la mama mastectomizada mediante una u otra técnica?

Hay diversos factores de base que indicen de forma clara en la decisión final. De un lado, están las características físicas de la paciente, también la evolución de su enfermedad, y del otro, su nivel de expectativas.

Para que se entienda, no se realiza la misma intervención a una paciente de setenta años que acaba de pasar por un cáncer y debe someterse a radioterapia, y a otra de cuarenta que no recibirá tratamiento adicional, por ejemplo. Se trata de evitar que una paciente con un perfil de mayor riesgo tenga que exponerse a procedimientos que pueden derivar en complicaciones.

 

¿Quién tiene la última palabra sobre cómo va a ser la reconstrucción, el cirujano o el paciente?

En general, la decisión la debe tomar el paciente, pero siempre ayudado y apoyado por su médico, que no debe eludir la responsabilidad, porque al fin y al cabo es quien tiene el conocimiento que le falta al enfermo. El cirujano plástico no puede ni debe ser cobarde a la hora de aconsejar este u otro tipo de reconstrucción mamaria tras el cáncer.

 

¿Y en cuánto al momento en el que se realiza? Nos referimos a si se reconstruye de forma inmediata en la misma operación en la que se ha retirado la glándula mamaria afectada por el cáncer o si se deja para una intervención posterior.

Pues también depende del estado de la paciente y de su proceso curativo. Hay que tener en cuenta si la persona es obesa, si es fumadora, si padece antecedentes médicos de riesgo que aconsejen reducir el tiempo de estancia en quirófano… Y, por supuesto, si tiene que someterse a radioterapia. En muchos casos, conviene esperar, es decir, realizar la reconstrucción mamaria en una segunda operación

 

¿Es cierto que la reconstrucción en diferido ofrece peores resultados estéticos?

En general podría decirse que sí, porque las cicatrices resultantes son más extensas. Además, las repercusiones psicológicas son más importantes, porque las pacientes se han visto mastectomizadas. Pero, sin embargo, las pacientes agradecen más el resultado en esos casos diferidos, porque al haberse visto sin pecho, después de la reconstrucción recuperan el ánimo y la autoestima. Vuelven a sentirse bien.

 

About Author

admin

Related posts

Give a comment